Cemento Fluorescente

El investigador mexicano José Carlos Rubio Ávalos, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, creó un cemento fluorescente. Su razonamiento fue: “Si lo encontramos disperso en todo el mundo, si lo vemos en una infinidad de edificios, caminos, viviendas y puentes, entonces, el cemento seguramente está expuesto a radiaciones solares”.

El principio de un material fosforescente es absorber la radiación ultravioleta durante el día para posteriormente brillar en la noche.
 El cemento es un cuerpo opaco y es por lo que no permite que pase la luz. Tras estudiar la composición del cemento Portland, el equipo de investigadores modificó la estructura microscópica “no para hacerlo transparente o traslúcido, sino para que pudiera absorber los rayos UV”. Rubio Ávalos explicó: “Se trataba de permitir la difusión de radiación de luz a través del sílice -presente en el cemento-, que es el mismo material con el que está elaborado el vidrio”.
Para hacerlo fosforescente, Rubio y su equipo modificaron las propiedades ópticas de este material. La intensidad y color de la fosforescencia en el cemento varía de acuerdo a la concentración de los aditivos que permiten el paso de más o menos luz. El cemento fosforescente tiene la misma durabilidad que uno normal.
El investigador comentó: “Las aplicaciones son muy amplias, dentro de las que más destacan están el mercado arquitectónico: fachadas, piscinas, baños, cocinas, estacionamientos, etcétera; en la seguridad vial y señalamientos; en el sector de generación de energía, como plataformas petroleras”.
Este cemento fue concebido como una capa de recubrimiento para fachadas de edificios o para ser utilizado en la señalización de vías y carreteras, aclaró el experto, por ser cuatro veces más costoso que un cemento normal.
Write a comment

HAGAMOS EQUIPO EN TU PRÓXIMO PROYECTO

Escríbenos y uno de nuestros expertos se pondrá en contacto contigo.